Nacional

El secuestro de García Luna y la orden de Calderón sobre ‘El Chapo’

Esto revelaron testigos en su juicio

En el juicio de García Luna en EU la fiscalía presentó 26 testigos, quienes revelaron cómo operaban y hasta los sobornos que le dieron; esto es lo que dijeron.

El juicio de Genaro García Luna llegó a su fin luego de que el jurado lo halló hoy 21 de febrero culpable de los cinco delitos que le imputaban a Estados Unidos tras los testimonios de los 26 testigos que presentaron los fiscales durante cuatro semanas para probar los nexos del exsecretario de Seguridad con el narcotráfico y los millonarios sobornos que recibió como beneficio por permitir su operación.

Exnarcotraficantes, agentes de la DEA, un expolicía federal y un exembajador estadunidense, entre otros testigos, rindieron testimonio bajo juramento ante la Corte de Brooklyn, en Nueva York, en la que hicieron revelaciones importantes sobre García Luna. Basadas en ellas, los fiscales señalaron al jurado que el exfuncionario de Felipe Calderón no fue un aliado del cártel de Sinaloa, sino una pieza clave que permitió su expansión y obtener el nivel de poder que alcanzó.

Desde su secuestro hasta su encuentro con Arturo Beltrán Leyva, El Barbas y Édgar Valdez Villarreal, La Barbie, y la infiltración de miembros del cártel en operativos, estas fueron las revelaciones que hicieron los testigos en el juicio contra García Luna.

Rey Zambada sobornó a García Luna; prometió que El Mayo no sería perseguido

Jesús El Rey Zambada fue el testigo estrella de los fiscales y con el que buscaron sostener las acusaciones contra Genaro García Luna. El hermano de Ismael El Mayo Zambada aseguró que sí conocía al exfuncionario debido a que le entregó sobornos personalmente en dos ocasiones en un restaurante de la Ciudad de México

Afirmó que en un principio no quería reunirse con García Luna por temor a ser reconocido y a ser perseguido. Sin embargo, en 2006 en el restaurante Champs Elysées, ubicado en Reforma, tuvieron lugar los encuentros en los que le entregó 5 millones de dólares.

Tras estos pagos, García Luna se comprometió a seguir apoyando al cártel de Sinaloa garantizando que no hubiera detenciones ni operativos y a que El Mayo Zambada, no fuera perseguido ni investigado, aseguró El Rey Zambada. “Dijo que no habría problemas con mi hermano”.

 

 

 

 

Durante el contrainterrogatorio, Jesús El Rey Zambada reconoció ante el jurado y el juez Brian Cogan que le daba miedo hablar de Genaro García Luna. La defensa del exfuncionario buscó probar las contradicciones en el testimonio del hermano de Ismael El Mayo Zambada al referir que había cambiado las cantidades de dinero que supuestamente le entregó a su cliente.

 

“Es muy duro hablar de una persona tan importante porque uno piensa en su familia y en uno mismo. Es gente que tiene mucho poder. No es fácil hacerlo, esa es la realidad”, dijo El Rey Zambada tras admitir que pudo haberse confundido en las cantidades, pero sostuvo que sí le entregó dinero personalmente a García Luna.

 

Durante el juicio de Genaro García Luna el nombre de Felipe Calderón sonó por primera vez cuando Édgar Veytia, exfiscal de Nayarit, subió al estrado y rindió su testimonio. El Diablo, como se le conoce, aseguró que el exgobernador Ney González le dijo que durante una reunión con el exmandatario y con el exsecretario de Seguridad le dijeron que “la línea es con Los Chapos”, grupo al que deberían de apoyar en el estado.

Veytia contó que no atendió la solicitud ya que en Nayarit apoyaban a los hermanos Beltrán Leyva e incluso el exgobernador Roberto Sandoval había pactado con ellos desde que era alcalde de Tepic, ya que acordaron financiar su campaña para gobernador.

 

Genaro García Luna fue visto hablando personalmente con Arturo Beltrán Leyva y Edgar Valdez La Barbie en un punto carretero de Morelos. El expolicía federal Francisco Cañedo Zavaleta narró que el 19 de octubre de 2008, cuando se encontraba de descanso, vio al exsecretario de Seguridad dialogando con El Barbas y La Barbie y no parecía que fuera obligado.

Tras verlos sobre la carretera hablando, Cañedo Zavaleta dijo que observó a las dos camionetas Suburban ingresar al fraccionamiento Los Limoneros, una de ellas manejada por García Luna. De acuerdo con su testimonio, buscó denunciar lo que había visto, primero al Congreso a través de una carta a Layda Sansores y después filtrando la información a Proceso, al final, dijo, fue detenido y le inventaron delitos.

Genaro García Luna fue secuestrado en una carretera de Morelos y llevado ante Arturo Beltrán LeyvaEl Barbas, por no contestar sus llamadas cuando hablaba con Luis Cárdenas Palomino, en un momento en el que la alianza entre los hermanos Beltrán Leyva y el cártel de Sinaloa se fracturaba, reveló Sergio Villarreal Barragán, El Grande, primer testigo de la fiscalía.

“Lo levantaron en una carretera de Morelos rumbo a Cocoyoc”, dijo y agregó que El Barbas le señaló a García Luna que eso fue para demostrar que “no había imposible” para él y también le preguntó “de qué lado estaba”, a lo que el exfuncionario contestó que “era neutral, que iba a seguir trabajando para ambos”.

Sin embargo, las verdaderas intenciones de Arturo Beltrán Leyva eran matar a García Luna para “demostrar que con él no se jugaba” tras los operativos contra el cártel y al creer que apoyaba más al grupo de Joaquín El Chapo Guzmán, aseguró Harold Poveda, El Conejo, otro de los testigos.

El Conejo, un traficante colombiano que proveía de cocaína tanto a los hermanos Beltrán Leyva como al cártel de Sinaloa, aseguró que fue él quien hizo desistir al Barbas de asesinar a García Luna. “No lo mates, se nos va a venir el gobierno encima”, le dijo, aunque al final Arturo Beltrán Leyva se arrepintió de no hacerlo.

 

El decomiso de un cargamento de cocaína por parte de la Marina en Manzanillo, Colima, estuvo a punto de llevar a la ruptura del trato entre los Beltrán Leyva y sus proveedores colombianos y a que tuvieran que pagar 50 millones de dólares como indemnización, sin embargo, Genaro García Luna lo evitó al demostrar que la DEA había detectado el barco mucho antes de llegar a México, aseguró Oscar Nava Valencia, El Lobo, exlíder del Cártel del Milenio.

De acuerdo con el testigo de la fiscalía, tras el decomiso del cargamento Arturo Beltrán Leyva pidió una explicación a García Luna en una reunión que tuvo lugar en Cuernavaca. El exsecretario de Seguridad les informó que la DEA había detectado el barco desde que partió de Colombia y días después, dijo El Lobo, el exfuncionario les proporcionó un documento con información de la agencia de Estados Unidos con la que comprobaba su versión, el cual se lo enviaron a sus socios colombianos.

 

Jesús El Rey Zambada aseguró que controlaba el tráfico de cocaína en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México hasta 2008, cuando fue detenido. Detalló cómo es que traficaban la droga en la terminal aérea y señaló que en esta operación agentes de la Policía Federal eran los que la descargaban y se la entregaban al cártel de Sinaloa.

Explicó que maletas con logotipos oficiales eran cargadas con alrededor de 200 a 250 kilos de cocaína por vuelo en líneas aérea comerciales y una vez que llegaban al AICM, policías se encargaban de descargarlas. La droga también era transportada en jets privados que llegaban a hangares especiales del aeropuerto donde eran descargados, además de vuelos de carga.

 

Jesús El Rey Zambada aseguró que pagó sobornos para que el comandante de la Policía Federal, Édgar Bayardo, ingresara a trabajar en la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Siedo), y desde ahí filtrara información valiosa al cártel de Sinaloa sobre investigaciones de la DEA y otras instituciones.

En su testimonio, dijo que pagó 350 mil dólares a Víctor Hugo Luna, sobrino de Genaro García Luna, quien consiguió una plaza y después realizó tres pagos por 100 mil dólares para que Bayarno ascendiera y consiguiera información privilegiada.

 

Ilustración de Jesús El Rey Zambada durante e juicio de Genaro García Luna en EU

 

 

Cuando Roberto Sandoval ya era gobernador de Nayarit, Edgar Veytia fue nombrado subprocurador y dijo que en esa época dos hombres identificados como Alcalá y Chaparro, quienes se presentaron como “abogados del Chapo”, se le acercaron para ofrecerle 10 millones de dólares a cambio de retirar su apoyo a los Beltrán Leyva y que en el estado operara el cártel de Sinaloa.

Veytia aseguró que rechazó la oferta y señaló que eran “corruptos, pero con palabra”. Meses después sufrió un atentado del cual salió ileso y lo que motivó una reunión en las instalaciones de la Policía Federal en la Ciudad de México en la que Roberto Sandoval se reunió con García Luna. El exfiscal de Nayarit dijo que al esperar a que concluyera el encuentro Luis Cárdenas Palomino, hombre de confianza del exsecretario de Seguridad, se le acercó y le dijo “están apoyando al lado equivocado”.

 

Ilustración de la fiscal, Edgar Veytia y Genaro García Luna en su juicio en EU

 

vjcm

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Coahuila Hoy We would like to show you notifications for the latest news and updates.
Dismiss
Allow Notifications