Internacional

Dos aliados de Putin ridiculizan la maquinaria bélica rusa en público

LONDRES, 3 oct (Reuters) – La retirada de las fuerzas rusas de una ciudad de importancia estratégica en el este de Ucrania ha llevado a dos poderosos aliados del presidente Vladimir Putin a hacer algo poco habitual en la Rusia moderna: ridiculizar públicamente a los altos mandos de la maquinaria de guerra.

Gestión de Patrimonio – Gestion patrimonial

Gestión de Patrimonio - Gestion patrimonial

La pérdida por parte de Rusia del bastión de Limán, que pone en peligro las zonas occidentales de la región de Luhansk, ha tocado la fibra sensible de Ramzan Kadyrov, el líder de la república sureña rusa de Chechenia.

Kadyrov, cercano a Putin desde que su padre y expresidente de Chechenia, Akhmad, muriera en un atentado bomba en 2004 en Grozny en el que también murió un fotógrafo de Reuters, sugirió que Rusia debería considerar el uso de una pequeña arma nuclear táctica en Ucrania como respuesta a dicha pérdida.

La advertencia nuclear acaparó titulares, pero su desprecio público a los altos generales rusos puede haber sido igual de significativo en una Rusia en la que las críticas públicas al esfuerzo bélico desde las altas esferas de la élite han sido un tabú.

“El nepotismo en el ejército no conducirá a nada bueno”, dijo Kadyrov, añadiendo que el comandante de las fuerzas rusas en la zona debería ser despojado de sus medallas y enviado al frente con una pistola para lavar su vergüenza con sangre.

Este desprecio público por los generales que dirigen la guerra de Rusia es significativo porque indica el nivel de frustración dentro de la élite de Putin sobre la dirección de la guerra, a la vez que perfora la narrativa cuidadosamente controlada del Kremlin.

Kadyrov, que apoya la guerra y ha enviado a muchas de sus propias unidades chechenas a luchar, dijo que su crítica era la amarga verdad sobre una fuerza de combate rusa que, según él, permitió que mediocres sin talento defraudaran al país.

El Ministerio de Defensa no respondió a una solicitud de comentarios. Laos autoridades rusas dicen que la historia de la guerra rusa muestra que los combates suelen empezar mal hasta que los militares se organizan adecuadamente. Menospreciar a Rusia, dicen, es una mala apuesta.

¿GUERRA TOTAL?

Tras más de siete meses de una guerra que ha matado a decenas de miles de personas y ha desencadenado el mayor enfrentamiento con Occidente desde la crisis de los misiles de Cuba de 1962, incluso los objetivos bélicos más básicos de Rusia están lejos de alcanzarse.

El vasto ejército de una antigua superpotencia ha sido humillado en el campo de batalla por una fuerza ucraniana mucho más pequeña respaldada con armas, inteligencia y asesoramiento de las potencias occidentales lideradas por Estados Unidos.

El lunes, un representante de Rusia confirmó los avances ucranianos a lo largo de la orilla occidental del río Dniéper en la región de Jersón en el sur de Ucrania, una de las cuatro regiones que Putin afirmó la semana pasada haber anexionado.

Putin afirma que Rusia está ahora inmersa en una batalla existencial con Occidente, al que acusa de querer destruir su país. Rusia, dice, prevalecerá en Ucrania, y ha advertido que sólo está empezando a ponerse seria.

En la televisión estatal rusa, la humildad parecía filtrarse en la habitual retórica patriotera.

“Me gustaría mucho que atacáramos Kiev y la tomáramos mañana, pero soy consciente de que la movilización parcial llevará tiempo”, dijo el presentador Vladimir Solovyov en la televisión estatal Rossiya 1.

“Durante cierto tiempo, las cosas no serán fáciles para nosotros. No debemos esperar buenas noticias ahora mismo”.

ALTO MANDO

El líder checheno dijo que había planteado la posibilidad de una derrota en Limán hace dos semanas con Valery Gerasimov, jefe del Estado Mayor de Rusia, pero que Gerasimov había descartado la idea.

Gerasimov, de 67 años, es el tercer hombre más poderoso del ejército ruso después de Putin y del ministro de Defensa, Serguéi Shoigu. Shoigu le dio a Gerasimov el máximo cargo militar apenas unos días después de ser nombrado ministro de Defensa en 2012.

“No sé de qué informa el Ministerio de Defensa al comandante en jefe supremo (Putin), pero en mi opinión personal, deberían tomarse medidas más drásticas”, dijo Kadyrov, que derramó lágrimas por los caídos en una ceremonia en el Kremlin la semana pasada en la que Rusia se anexionó formalmente las cuatro regiones ucranianas.

Como muestra de su influencia, otras imágenes muestran a Kardyrov reuniéndose con dos de los hombres más poderosos del Kremlin: el jefe de gabinete de Putin, Anton Vaino, y Serguéi Kiriyenko, el poderoso segundo al mando de gabinete.

Preguntado por las declaraciones de Kadyrov, el poderoso fundador del grupo de mercenarios Wagner, Yevgeny Prigozhin, felicitó al líder checheno.

“¡Ramzan, eres el mejor!” dijo en un comunicado Prigozhin, conocido como el “chef de Putin” debido a los contratos de catering de su empresa en el Kremlin. “Hay que enviar a todos estos bastardos descalzos al frente con armas automáticas”.

Cuando se le preguntó si sus palabras debían ser consideradas una crítica al Ministerio de Defensa, Prigozhin matizó su respuesta con ironía: “Dios me libre”.

“Estas declaraciones no son una crítica, sino simplemente una manifestación de amor y apoyo”, dijo Prigozhin, que según Estados Unidos dirige un ejército mercenario que ha participado en conflictos en Malí, la República Centroafricana, Libia y Siria.

“Yo, y Ramzan Akhmatovich aún más, somos las personas más cultas”, dijo Prigozhin, utilizando el patronímico de Kadyrov en señal de respeto.

(Reporte de Guy Faulconbridge; Edición de Gareth Jones, traducido por José Muñoz en la redacción de Gdańsk)

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

We would like to show you notifications for the latest news and updates.
Dismiss
Allow Notifications